Carta a D. Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria

 

 

El pasado miércoles presentamos una solicitud en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para que se diera traslado al proyecto del taller de reparación de megayates al muelle pesquero.

El motivo de esta solicitud es poder ampliar la zona de influencia, tanto económica como comercial, para que se incluya a La Isleta y, por supuesto, con el fin de intentar evitar que se siga poniendo muros entre la ciudad y el puerto. Este hubiera sido un gran tema a debatir en el Consejo Puerto-Ciudad, propuesta que presentamos como moción, que se aprobó y que, como tantas otras cosas, no se ha ejecutado.

Entiendo la postura del Sr. Ibarra, como presidente de la Autoridad Portuaria debe defender los intereses del Puerto de Las Palmas. Lo que no entiendo es al alcalde de nuestra ciudad y al concejal de Urbanismo, que los intereses que deberían defender son los de la Ciudad y no los del Puerto.

Pero vayamos por partes. En el artículo que publica La Provincia (01/09/17) sobre nuestra solicitud, D. Luis Ibarra responde lo siguiente:

“Se planteó y hemos analizado esa posibilidad, pero es imposible porque esa parcela no tiene la profundidad que sí tiene la actual”

Pues, D. Luis, no entiendo la excusa que utiliza para no trasladarlo desde el muelle del refugio hacia el muelle pesquero. Si estudiamos la información sobre la Batimetría en esa zona (profundidad), el plano que está en la web de Puertos de Las Palmas indica que es la misma para los dos muelles (Proyecto de Batimetrías Generales Puertos de Las Palmas, plano ZONA 20, nº de plano 53, de fecha junio 2013).

Pero es que si vamos al documento 3ª MODIFICACIÓN DEL PLAN ESPECIAL DE ORDENACIÓN DEL ÁREA SG-P “PUERTO DE LAS PALMAS” (ANTERIOR OAS-04 Y OAS-05) acordado en sesión plenaria de 30 de septiembre de 2016 y que integra el documento aprobado inicialmente por acuerdo de la Junta de Gobierno de la Ciudad, en sesión de 19 de noviembre de 2015 (Gobierno del tripartito), en donde se encuentra la normativa urbanística, vemos que en el plano de ordenación número 3 (página 41) se puede comprobar que el muelle del Refugio y el Pesquero pertenecen al mismo área de normativa y, por lo tanto, tienen las mismas condiciones urbanísticas.

Como verán, no hay excusa para el traslado al muelle pesquero. No voy a entrar a debatir lo que es mejor para la Autoridad Portuaria, su presidente es el que debe defender su postura, pero sí entro a debatir en lo que, bajo mi humilde opinión, es mejor para la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Y lo que no podemos permitir es que el Castillo de la Luz quede “arrinconado” teniendo delante una inmensa nave de unos 30 metros de altura, que la Isleta quede fuera y de espaldas al desarrollo económico y comercial, que nuestra ciudad no finalice en el mar, sino en tres “paredes” como serían el Acuario, el parking del Acuario y, ahora, el taller de megayates.

Dice usted, Sr. Ibarra, que Ciudadanos no se ha puesto en contacto con ustedes ni le hemos preguntado sobre esta concesión. Y tiene razón, pero entienda que nosotros a quien le preguntamos lo que sucede en el Puerto es a nuestro representante en el consejo de administración, el alcalde. Le preguntamos sobre los temas que se tratan, hemos solicitado el orden del día del consejo, incluso hemos solicitado actas del consejo. Con este tema, como con todos, siempre tenemos el silencio por respuesta.

Y, ahora, me pregunto: ¿Qué hace el alcalde para defender los intereses de la ciudad en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, además de llevarse una suculenta dieta por asistencia? Porque, en realidad, no debe ser C’s quien haga esta propuesta. Quien tenía que haber dicho algo es el Sr. Hidalgo. ¿No le ha consultado el alcalde al responsable de Urbanismo antes de pronunciarse en el consejo sobre esta concesión? ¿Seguirá siendo este tripartito el ejército de Pancho Villa y se conforman con “no pisarse” unos a otros?

El Sr. Doreste, concejal de Urbanismo, debería estar enterado y defender los intereses de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, por lo que o bien no se ha enterado, o ha hecho la vista gorda. En ambos casos, una vez más, no ha cumplido con su cometido.

¿Y nuestro concejal de Turismo? ¿No se da cuenta el Sr. Quevedo de la oportunidad que se pierde para ampliar el ámbito turístico del Istmo hacia la Isleta?

¿Y nuestro concejal de distrito, también de participación ciudadana, D. Sergio Millares? ¿Tampoco tiene nada que decir? ¿Tampoco pregunta a los vecinos de la zona qué les parece que les pongan delante una nave de 30 metros de altura?

Podría decir que me sorprende la actitud pasiva de este equipo de gobierno, pero, la verdad, después de dos años batallando contra sus imposiciones, viendo como se “inclinan” hacia los otros, llámese socios privados de Emalsa o Autoridad Portuaria, en detrimento de los ciudadanos, viendo como gobiernan para una minoría de la zona baja de la ciudad y dejan de lado el resto del municipio, viendo el continuismo que tienen con la anterior corporación del PP, ya nada me sorprende, sólo me produce tristeza al ver el estado y en lo que están convirtiendo a esta ciudad.