EMPRENDIMIENTO DESDE LOS BARRIOS

 

 

 

La crisis económica que está generando la pandemia, el cierre de tantos negocios en nuestra ciudad, sobre todo pequeños comercios, el aumento del paro y la crisis social que conlleva, son razones más que suficientes para la puesta en marcha de medidas que impulsen nuestro sistema productivo y generen empleo. Necesitamos apoyar a un sector que podría potenciar la economía directamente en los barrios: el comercio de cercanía.

Se ha solicitado al Ayuntamiento, por activa y por pasiva, ayudas directas para las pymes, algo que han rechazado de manera tajante. Los pequeños comercios han visto como sus ingresos descienden de manera considerable y muchos de ellos han tenido que cerrar. Es necesario reinventarse y buscar soluciones para tantas familias que dependen del comercio de cercanía. Son muchos los desempleados que podrían emprender nuevos negocios, pero, para ello, necesitan la ayuda de la administración pública.

Este tipo de emprendimiento no tiene cabida en el Centro de Emprendedores, debido a que no se permiten los negocios de cara al público. Por este motivo, presento una alternativa a este sector y que se posibilite, desde los mismos barrios, dar salida a los autónomos que decidan poner en marcha su negocio.

También creo que el Ayuntamiento no solo tiene que facilitar a sus vecinos la puesta en marcha de un nuevo negocio, sino que debe ser proactivo en la detección de oportunidades, realizando estudios sobre la situación de cada barrio y analizando los modelos de negocios que podrían ser viables y tener éxito empresarial.

Un ayuntamiento debe prestar servicios a sus vecinos, y qué mejor servicio que facilitar la creación de nuevas empresas en los barrios que impulse la calidad de vida de sus vecinos. Para ello, el Ayuntamiento debe tener un mayor conocimiento de las actividades económicas que son viables en cada barrio. Mi propuesta es realizar estudios por barrios, involucrando a las asociaciones de empresarios, Cámara de Comercio, Universidad… Con esta medida creemos que podríamos favorecer un mayor emprendimiento. Como se dice habitualmente: “Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña”.

Si en el Centro de Emprendedores no hay cabida para negocios de venta al público, deberíamos potenciar el emprendimiento en los barrios con pequeños microcentros de emprendedores, haciendo uso de locales y casas vacías que posea el Ayuntamiento en cada uno de ellos.

Para ello, es necesario que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria potencie el emprendimiento de actividades comerciales de cara al público, que lleve a cabo estudios de modelos de negocios que son viables en cada barrio, buscando la colaboración de la ULPGC y asociaciones empresariales, que realice un estudio para conocer qué espacios de los que dispone el Ayuntamiento en los diferentes barrios de la ciudad podrían ser usados como satélites del Centro de Emprendedores y que utilice dichos espacios para impulsar proyectos empresariales emprendedores a nivel de barrio, dando apoyo técnico desde el Centro de Emprendedores a los empresarios que se incorporen a cualquiera de los centros satélites y potenciar el conocimiento en los barrios de la posibilidad que tienen los emprendedores de ser asesorados sobre la viabilidad empresarial de su proyecto.

Esta crisis económica necesita de la administración pública para poder superarla y que no agrave, aún más, la crisis social que conlleva el cada vez mayor número de desempleados en nuestro municipio.

 

Imagen: www.siemprecampa.com