GUAGUAS PARA TODOS

La situación que están viviendo los vecinos del municipio de Las Palmas de Gran Canaria que no residen en la zona baja de la ciudad se ha hecho insostenible en lo que atañe a sus desplazamientos en guagua. Las conexiones son insuficientes y la frecuencia de paso escasa. Y si hablamos del horario nocturno, es inexistente en muchas zonas.

Los vecinos de una zona tan cercana como Miller Bajo, por ejemplo, tienen verdaderos problemas para llegar a su lugar de trabajo, participar en eventos culturales o deportivos y, cómo no, el regreso a sus casas.

Esta situación ha llevado a que lo que debe ser un servicio público a disposición de la ciudadanía se convierta en un problema de adecuación de los horarios de los ciudadanos al paso de Guaguas Municipales.

Desgraciadamente, Guaguas no adapta sus horarios a los vecinos, es al revés: los vecinos deben adaptar su horario al de Guaguas, y esto es inadmisible.

En nuestra vida cotidiana, nos movemos en función de un horario de guagua y su frecuencia de paso, y debe ser al revés. Por ejemplo: un vecino de Miller Bajo que trabaje en la zona baja de la ciudad y salga a las 14:00 horas de su trabajo deberá esperar hasta las 14:30 para coger la guagua, por lo que deberá quedarse media hora esperando o ir caminando. Van al mercado en función de la guagua. Tanto el trabajo como el tiempo libre tienen que ser programados en función del paso de las guaguas.

Y no hablemos del servicio nocturno: solo hay una guagua que va hacia el Puerto y su última parada es en Santa Catalina. Si quieres ir al Auditorio, o a cualquier evento, tienes que volver en taxi o que te deje en la carretera general y caminar hasta tu domicilio, lo que conlleva un aumento de la inseguridad en muchos barrios.

Tenemos que ser conscientes de que el transporte público debe estar al alcance de todos los ciudadanos de nuestro municipio, independientemente de la zona donde vivan. Y de que todos los vecinos de Las Palmas de Gran Canaria tienen el mismo derecho a poder desplazarse desde su domicilio, lugar de trabajo o lugar de ocio en un servicio público de calidad y asequible.

Analicemos brevemente la situación de nuestro municipio. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cuál es la zona de mayor tráfico y, en esto, creo que todos estamos de acuerdo: la zona baja de la ciudad, ya que concentra las principales zonas de trabajo, tanto públicas como privadas, así como las zonas de ocio y restauración, por no hablar de nuestras principales playas.

Pero para disminuir el tráfico en la zona baja necesitamos una buena conectividad, mediante transporte público, con el resto del municipio, algo que no está sucediendo ahora. La diferencia de traslado desde las distintas partes de nuestro municipio a las oficinas municipales del ayuntamiento, por ejemplo, varía de forma considerable, ya sea en coche o en transporte público, por lo que se confirma la necesidad de una mejor conectividad con el resto del municipio si queremos que no se desplacen en vehículo privado a la zona baja de la ciudad.

En un análisis más profundo, podemos comprobar que los residentes en la zona baja de nuestra ciudad son los que menos utilizan el vehículo privado para sus desplazamientos dentro de la capital, ya que tienen solucionado el problema de conectividad en esta zona con el servicio de guaguas (líneas 1, 17, 12…), que cuenta con una buena frecuencia de paso, tanto en horario de día como de noche, así como con los taxis.

Pero esto no sucede con el resto del municipio, por lo que es urgente mejorar la conectividad y frecuencia de paso del sistema de transporte público. Esto llevaría a muchos vecinos de nuestro municipio a dejar su coche y a utilizar este tipo de transporte.

Por estos motivos veo tan necesario realizar un estudio participativo, contando con los vecinos de la zona alta, que refleje las necesidades de transporte público y su frecuencia de paso para todos los barrios de nuestra ciudad.

Una vez realizado el estudio, será necesario que Guaguas Municipales adecue su red, tanto en las líneas necesarias como en su frecuencia de paso.

Y algo muy importante: ahora que queremos optar a capital europea de la cultura, tenemos que incrementar con más razón aún el transporte nocturno, de tal forma que permita a todos los vecinos del municipio poder asistir a aquellos eventos culturales y deportivos que se celebren en nuestra capital.