“HÁBLALE A MI MANO”

 

 

Aunque no me lo digan directamente, esto es lo que mi mente oye cada vez que pregunto en comisiones de pleno o en el pleno: “Háblale a mi mano”. También lo siento cuando presento una moción y es aprobada. Y es que el tripartito no responde, ya puedes preguntar lo que quieras sobre la situación de nuestro municipio, solicitar un informe, pedir acceso a un expediente…

Así de transparente es este equipo de gobierno. Van pasando los meses y no obtienes respuestas, van pasando los años y no se pone en marcha las mociones presentadas por la oposición y que han sido aprobadas. La verdad es que llegas a desmotivarte, a sentir vergüenza por no poder dar respuesta a lo que te trasladan los vecinos. La frase favorita de este tripartito, a una pregunta realizada es “se toma a razón y se le contestará en la próxima sesión” o, lo que es lo mismo, “háblale a mi mano”. Las sesiones siguientes llegan, pero las respuestas no.

Les pongo un ejemplo: el 15 de noviembre de 2020, el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, hace declaraciones en los medios sobre la modificación del trazado de la Metroguagua que afecta al tráfico en la calle Eduardo Benot. El concejal expone que “hay estudios de movilidad que certifican que se puede cerrar Eduardo Benot al tráfico particular”. El 20 de noviembre solicito, de manera oficial, dichos estudios. También lo hago por whatsapp al concejal de Movilidad y también pregunto sobre ellos en la comisión correspondiente (Comisión de Pleno de Desarrollo Sostenible), y todavía sigo esperando una respuesta.

Ante esta situación sólo caben dos cuestiones: o el tripartito miente más que habla o prefieren ocultar información. Porque llegas a preguntarte si de verdad existen estudios de movilidad que avalen las actuaciones que se están haciendo. Ya sabemos que no existe proyecto técnico de la Metroguagua, así me lo hizo saber, por escrito, el concejal de Movilidad, que el único proyecto era político ¿Cómo creernos, entonces, que realizan estudios para todas las obras que están realizando? ¿Qué veracidad pueden tener las palabras de los que nos gobiernan cuando son incapaces de responder a preguntas tan sencillas como “¿en qué situación está el local de Las Tenerías”?

Cuando solicitas un informe, realizar una visita o acceder a un expediente, el gobierno está obligado a contestar en 5 días hábiles, pero esto rara vez se cumple. Entonces vas y te presentas en el servicio correspondiente a reclamar la información y lo que te dicen es que, o no tienen autorización para dártelo, o hay que tener el visto bueno del concejal correspondiente y, si tienes suerte, te dejan acceder a la información.

Y la última opción que te queda es acudir al Comisionado de Transparencia del Gobierno de Canarias para que inste al Ayuntamiento a suministrarte la información.

Y así es el día a día: los vecinos te trasladan sus quejas, las pones de manifiesto en el órgano correspondiente, el tripartito las guarda en un cajón y tú no sabes que contestarle a esos vecinos.

Hacer oposición en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es como hablarle a una pared, o como la famosa frase de Terminator 3 “háblale a mi mano”.