La ciudad del «No» y del «Me opongo»

 

Este sábado me he despertado con un artículo del concejal de movilidad, José Eduardo Ramírez, en el que afirmaba que “vivimos en la ciudad del no y del me opongo. Una ciudad en la que, discutiendo entre lo bueno y lo mejor, se han perdido oportunidades para modernizar y ganar nuevos servicios y recursos para la ciudadanía”.

A raíz de estas palabras me ha brotado una duda: ¿Esta ciudad ha sido siempre así o lo es sólo desde junio de 2015? Si la única defensa que tiene al proyecto de la Metroguagua pasa por despreciar las opiniones de los vecinos de este municipio, apañados estamos con este equipo de gobierno. Sí, el gobierno de la participación ciudadana y de la transparencia.

Una vez más dejan constancia escrita del menosprecio que tienen hacia los palmenses. O estás conmigo o tu opinión no vale nada porque eres de esas personas que le dices no a todo lo que te plantean.

Sr. Ramírez, esta no es la ciudad que usted cree. No ponga en duda la inteligencia de sus vecinos, la capacidad de estudiar propuestas, dar su opinión y de la necesidad que tienen de información, esa información que ustedes dijeron que iban a proporcionar.

En estos últimos meses hemos leído opiniones de personas muy cualificadas, quizás más que usted, y parece que no ha entendido el mensaje. ¿No se ha dado cuenta de que nadie habla de estar en contra de transportes alternativos? Lo único que ocurre es que es imposible aceptar un proyecto sin conocer la información, que ustedes han ocultado, sobre él.

Todos queremos una mejor ciudad, pero el problema con el tripartito es que no sabe qué ciudad quiere, que no conoce los problemas reales, que no es capaz de realizar un plan estratégico para nuestra ciudad, ni establecer prioridades de ejecución que resuelvan dichos problemas.

Los vecinos quieren información, quieren opinar, quieren ejercer su derecho a la libertad de expresión, para poder decidir. Les prometieron que se contaría con ellos para todas aquellas acciones para transformar la ciudad, pero no lo han cumplido. Y, ahora que lo reclaman, dice usted que aquí siempre estamos con el «No» en la boca y el «Me opongo» por norma.

Para mí están muy claras sus palabras y son el fiel reflejo de la forma de trabajar de este tripartito: la imposición, no perdamos tiempo en discutir, no vale la pena, es una obviedad…

Deje ya, de una vez, de imitar a sus antecesores en el gobierno municipal y demuestre que no tiene miedo a la opinión pública, que cree de verdad en este proyecto y que es capaz de defenderlo.

Pero, repito, si la única defensa que tiene este proyecto desde el tripartito es el menosprecio y el insulto a la inteligencia de los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria, mejor búsquese otro empleo, que el de defender los derechos de los palmenses no va con usted, ni con su forma de trabajar.

 

Les dejo el enlace al artículo del concejal

 

  • Juan Cabrera

    Estos políticos municipales utilizan todos los subterfugios posibles para hacer «lo que interesa». Confunden, agitan y esconden . Dan por sentado que su proyecto de Movilidad es incontestable, pero se evita la información, que es la mejor forma de no oír al pueblo. Cuando algún ciudadano se ha tomado la molestia de analizar su proyecto con mirada cualificada y atenta y expone las razones que ponen en duda la validez de «su proyecto», no se le responde con argumentos y se expone públicamente lo que se pretende hacer con «pelos y señales», sino que simplemente se le dice que pertenecen al contubernio de los que se niegan a todo, en un intento de descalificar y generalizar para poner en contra a gente de buena fe que por las razones que sea , no han tenido la oportunidad de analizar pro y contras del proyecto. Sinceramente creo que hasta que los políticos no sean responsables con su propio patrimonio de los errores y pérdidas económicas ocasionadas al país, los ciudadanos seguiremos pagando sus decisiones no contrastadas con un mínimo rigor científico.

    • Beatriz Correas Suárez

      No podría estar más de acuerdo contigo