“Movilidad: comenzar la casa por el tejado”

 

 

La movilidad en Las Palmas de Gran Canaria está generando más problemas que soluciones: mayores atascos, vías sobrecargadas de tráfico que generan numerosos socavones, problemas de aparcamiento, negocios que cierran…

Como hemos dicho desde Ciudadanos en varias ocasiones, en cuestión de movilidad, este equipo de gobierno ha comenzado la casa por el tejado: peatonaliza calles y disminuye el aparcamiento sin dar una solución previa al tráfico en nuestro municipio, y no se ha realizado un análisis previo de los pasos a seguir para conseguir una ciudad con movilidad urbana sostenible.

Analicemos brevemente la situación de nuestro municipio. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cuál es la zona de mayor tráfico y, en esto, creo que todos estamos de acuerdo: la zona baja de la ciudad, ya que agrupa las principales zonas de trabajo, tanto públicas como privadas, así como las zonas de ocio y restauración, por no hablar de nuestras principales playas.

Para disminuir el tráfico en la zona baja necesitamos una buena conectividad, mediante transporte público, con el resto del municipio, algo que no está sucediendo ahora. La diferencia de traslado desde distintas partes de nuestro municipio a las oficinas municipales del ayuntamiento varía de forma considerable, ya sea en coche o en transporte público, por lo que se confirma la necesidad de una mejor conectividad con el resto del municipio si queremos que no se desplacen en vehículo privado a la zona baja de la ciudad.

 

El siguiente reto lo tenemos con los vehículos que llegan desde fuera del municipio, sobre todo de los núcleos urbanos limítrofes como Telde, Santa Brígida o Arucas. El problema de conectividad en estos casos suele producirse desde el lugar donde consiguen aparcamiento.

En un análisis más profundo, podemos comprobar que los residentes en la zona baja de nuestra ciudad son los que menos utilizan el vehículo para sus desplazamientos por la misma, ya que tienen solucionado el problema de conectividad en esta zona con el servicio de guaguas (líneas 1, 17, 12…), que cuenta con una buena frecuencia de paso, tanto en horario de día como de noche, así como con los taxis.

Según el tripartito, todo se soluciona con la Metroguagua, algo que no es cierto, ya que el trazado planteado no va a evitar que sigan accediendo a la zona baja de la ciudad vehículos de otros municipios, ni de la zona alta del nuestro. Tampoco va a solucionar la conectividad con el resto del municipio.

Bajo nuestro punto de vista, el primer paso debería ser mejorar la conectividad y frecuencia de paso del sistema de transporte público. Esto provocaría que muchos vecinos de nuestro municipio dejaran su coche y utilicen este tipo de transporte.

El segundo paso debería ser buscar una solución a los desplazamientos desde fuera del municipio, ofreciendo zonas de aparcamiento en las entradas principales de la ciudad que permitan a los residentes de otros municipios dejar su vehículo y utilizar el transporte público.

La propuesta que planteamos conlleva un cambio en el trazado de la Metroguagua y el establecimiento de 4 puntos “calientes” que permitirían mejorar el tráfico en la ciudad. Apostamos por cuatro zonas claves de movilidad: Cono Sur (Entre Jinámar y San Cristóbal), Tamaraceite, El Rincón y Santa Catalina. Todos ellos con estacionamiento de vehículos, parada de taxis y bicicletas, y servicio de guaguas radiales hacia diferentes zonas del municipio. Estas cuatro zonas estarían conectadas por un sistema de alta capacidad y frecuencia de paso: la Metroguagua, que permita ir de forma rápida de una zona a otra y sea punto de salida y llegada de las diferentes guaguas radiales que recorran nuestro municipio.

Y ahora sí. Ahora podemos comenzar a reducir aparcamientos en la zona baja, a peatonalizar, a incorporar nuevos carriles bici… En definitiva, lograr una ciudad para las personas.